Comiendo de tupper podéis mantener un correcto equilibrio nutricional igual que si comierais en casa y se puede convertir en vuestro “mejor aliado” para seguir una dieta cardiosaludable. Comer de tupper no es sinónimo de comida monótona y de dieta desequilibrada.

Comer de tupper no resulta aburrido si aprendes a comer de forma sana, variada y equilibrada

Comer de tupper no resulta aburrido si aprendes a comer de forma sana, variada y equilibrada

Os permite comer cuando queráis y con quien queráis, se ajusta a vuestras necesidades y situación económica y lo más importante, desde el punto de vista nutricional, os permite incluir los alimentos de los grupos principales, combinando cada uno de ellos.

Pero, ¿cómo hacer un menú equilibrado, sano y que no resulte aburrido?

–          Tanto si optáis por comer un plato como dos, debéis incluir un alimento de cada uno de los siguientes grupos: una hortaliza o verdura, un alimento rico en hidratos de carbono (pan, pasta, arroz, patata, etc.) y un alimento proteico (carnes bien cocinadas). Es muy importante aprender a combinar los alimentos para hacer la comida lo más completa posible.

–          Si vuestro plato principal es una ensalada, los ingredientes han de ir aparte. Por seguridad alimentaria, los ingredientes de origen animal que se suelen añadir a las ensaladas como atún en conserva, jamón cocido, tacos de queso o sardinas en lata, se llevarán separados, y se añadirán y mezclarán con la ensalada en el momento justo de comer.

–          Las legumbres las puedes hacer como primer plato en ensalada o como plato principal. Si eliges la primera opción añade los ingredientes justo en el momento de comer. En cambio, si tu opción es como plato principal, asegúrate que esté correctamente conservadas (por ejemplo, en una nevera portátil,bolsa isotérmica o incluyendo una pequeña tableta de hielo).

–          En cuanto a las carnes y pescados, como segundo plato, cocínalas con salsas o guarniciones para que el plato resulte más jugoso y apetecible. Evita las carnes y pescados empanados, rebozados o fritos ya que pueden resecarse en poco tiempo. Al igual que las legumbres, conserva bien tus alimentos y no rompas la cadena de frío. ¡Guarda el tupper en una bolsa isotérmica!

–          Es muy importante no comer en tupper alimentos crudos o poco cocinados, así como huevos, lácteos, mariscos o pescados con alto contenido en grasa, ya que tienen riesgos si no se lleva a cabo una adecuada conservación y pueden dar lugar a toxiinfecciones alimentarias.

–          No nos olvidamos del postre. La fruta fresca y los yogures desnatados son la opción más cómoda y saludable, pero no olvidaros de refrigerarlos correctamente. En el caso de las frutas, opta por aquellas que tienen piel o cáscara como plátanos, manzanas, peras o granadas. Aquellas que son más delicadas como las fresas, cerezas o albaricoques resérvalas para comerlas en casa.

Si aún tenéis dudas, os dejamos el siguiente consejo para preparar un tupper equilibrado y completo. Coge un plato y divídelo en 4 partes, cada una de las cuáles representa los 4 grupos básicos de alimentos que hemos comentado anteriormente: alimentos ricos en hidratos de carbono, verduras, alimentos proteicos y un postre, ya bien sea una fruta o un lácteo desnatado. Alrededor de estos 4 grupos debes incluir el agua como bebida principal y el aceite de oliva como grasa principal. Y ya tienes preparado tu tupper saludable y equilibrado.

 

Aprende a comer con el plato saludable

Aprende a comer con el plato saludable