fbpx

Puntos clave de mi modelo de negocio para la consulta dietética

El plan de negocios es un documento en el que se recogen los objetivos y las estrategias que quieres desarrollar en tu iniciativa empresarial, en este caso la consulta dietética.

Ya hablamos en otro artículo sobre como verificar el modelo empresarial de nuestra consulta dietética, así que, ahora, gracias al modelo de negocio, reflexionaremos sobre algunos aspectos de nuestro negocio y definiremos otros bastante importantes para poner en marcha una consulta realista y bien gestionada.

Por ello, te presentamos los puntos clave en el desarrollo de un modelo de negocio para tu gabinete.

Define tu idea de negocio

Es importante saber explicar qué hace tu gabinete, qué tipo de negocio quieres ser en los próximos años y cuáles son tus objetivos. La idea es saber definir tu consulta en una frase en el que expliques qué necesidad quieres cubrir.

Identifica a la competencia

La competencia serían todas aquellas consultas que ofrecen un servicio similar al tuyo y se dirigen a pacientes a los que tú también te podrías dirigir. Sería interesante saber quiénes son, cómo trabajan, dónde se localizan, qué servicios ofrecen y cómo se comunican con sus pacientes y/o clientes.

Define tu público objetivo

Si un punto es importante en el modelo de negocios, este sería el de concretar al máximo posible a quién nos queremos dirigir, es decir, definir las características de nuestro paciente según el servicio que vayamos a ofrecer. Pero, sobre todo, pensar qué necesidad y/o aspiración vamos a cubrir. Esto es saber en qué le vamos a ayudar, qué le podemos aportar y qué solución le vamos a dar.

Concreta la localización del gabinete

La consulta puede situarse en varios sitios, desde en un bajo comercial, un piso, una policlínica o un despacho en un centro de negocios. Pero sin duda, tenemos que tener en cuenta que sea fácil de encontrar, visible y con buenos accesos.

Especifica el tipo de servicio que vas a ofrecer

Desde un gabinete se pueden ofrecer varios servicios. Será importante definirlos, explicar en qué consisten, qué metodología vas a seguir para desarrollarlo, qué precio tiene y qué valor diferencial le vas a dar. Es decir, aquello por lo que la persona estará dispuesta a pagar.

Define todas las acciones y actuaciones de marketing dirigidas a tus pacientes

Se refiere a todas las acciones y actuaciones realizadas por ti dirigidas a tus pacientes para conseguir tus objetivos. Tendrás que definir cómo vas a atraer a tus pacientes, cómo vas a captar su atención y qué necesidades vas a cubrir. Recuerda que el marketing puede ser tanto offline como online.

Establece tu metodología y tiempo de trabajo

Cuando empieces a trabajar con tus pacientes, será importante que establezcas cómo vas a trabajar con ellos de acuerdo con su objetivo. Es decir, vas a entregar una dieta cerrada, una planificación más abierta, vas a trabajar mediante educación alimentaria o vas a combinar varias.

En la primera visita el paciente es conveniente qué sepa cómo vas a abordar su caso. Y, sin duda, el tipo de metodología va a repercutir en el tiempo que le dediques a cada visita.

Por ello, tendrás que establecerte un horario de trabajo que te permita organizar tus consultas y el trabajo previo que cada una necesita.

Cuantifica los puestos de trabajo, sus funciones y actividades concretas

Según el tipo y objetivo de tu gabinete habrá más o menos áreas de trabajo. Es decir, podrás trabajar tu sola o con un equipo, habrás una o varias especialidades. Sea una u otra, es importante definir y cuantificar los puestos de trabajo, sus funciones y actividades concretas, según las necesidades.

Y en caso de contar con otros profesionales externos al campo de la nutrición (diseño, informáticos, comunicación, etc.,) valora que te quiten problemas y te den tiempo para dedicarte a lo que más te gusta: educar en alimentación.

Desarrolla un plan económico – financiero

El fin último al tener nuestro propio gabinete es poder vivir de él y que sea rentable a medio-largo plazo. Para ello, tendremos que estudiar la viabilidad económico-financiera de nuestro futuro proyecto de consulta teniendo en cuenta, entre otros aspectos: los ingresos, los gastos, la inversión inicial y las fuentes de financiación.

Y ahora, ¿sabrías definir cada uno de estos aspectos clave de tu gabinete? Recuerda que las empresas que tienen éxito lo logran por estar bien gestionadas, no por un buen business plan.

Pero este nos puede ayudar a describir cada uno de los apartados más importantes, organizarse y actuar para tener éxito.

Además, puede ser la tarjeta de presentación del dietista-nutricionista o TSD emprendedor de su proyecto ante terceras personas (bancos, instituciones de inversión públicas y privadas, posibles colaboradores, etc.)

Esperamos que os haya sido de utilidad para emprender y poner en marcha vuestra propia consulta. Y si queréis que os asesoremos en alguno de los puntos escribirnos y/o formaros con nosotras con nuestra formación online en emprendimiento.