fbpx

Primeros pasos del Dietista-Nutricionista en consulta

¿Eres dietista-nutricionista o TSD y te gustaría pasar consulta? ¿Quieres emprender y no sabes cuáles son los pasos que tienes que seguir?

Muchos son los colegas de profesión que terminan sus estudios y tienen muy claro que quieren tener su propio gabinete de nutrición y su mayor vocación es enseñar buenos hábitos alimentarios a los que serán sus pacientes. Sin embargo, algunos se quedan en ese sueño porque desconocen los pasos que podrían seguir para que ese hecho se haga realidad.

No te preocupes, en este post, te proponemos una hoja de ruta para que en poco tiempo te dediques a lo que más te gusta y eduques en alimentación:

Ten la titulación y fórmate continuamente

Lo primero que debemos tener entre manos es nuestro título, ya bien sea el título universitario de Nutrición Humana y Dietética o el de Técnico Superior en Dietética.

En España, son las dos únicas titulaciones que permiten elaborar planes dietéticos. Pero este título, a veces, no es suficiente si queremos estar actualizados en temas de nutrición, dietética y alimentación y/o queremos “especializarnos” un área.

Por tanto, pregúntate ¿qué área de la nutrición me interesa?, ¿en qué me podría formar que me ayude a crecer como profesional? Es importante seguir formándonos en aquello que nos interese para ofrecer nuestro mejor servicio en consulta a nuestros pacientes.

Y, ¿qué podríamos tener en cuenta para elegir una oferta formativa u otra? Aquí van algunos consejos: temática, profesorado experto, modalidad, precio, prácticas, testimonios, etc.

Elabora tu propio plan de negocios

El Plan de negocios es un documento en el que se recogen los objetivos y las estrategias que quieres desarrollar en tu gabinete. Nos ayuda a reflexionar y a definir aspectos bastante importantes para poner en marcha una consulta realista y bien gestionada. Algunos de los aspectos más importantes a describir en nuestro modelo de negocios serían:

  • Define tu idea de negocio.
  • Identifica a la competencia.
  • Define tu público objetivo.
  • Concreta la localización del gabinete.
  • Especifica el tipo de servicio que vamos a ofrecer, sus características y precio.
  • Define todas las acciones y actuaciones de marketing dirigidas a tus pacientes.
  • Establece tu metodología y tiempo de trabajo.
  • Cuantifica los puestos de trabajo, sus funciones y actividades concretas.
  • Desarrolla un plan económico – financiero.

Cumple con la obligaciones fiscales y legales

Si hay un paso algo más “complejo” pero necesario a la hora de poner en marcha nuestra propia consulta son los papeleos y trámites que tenemos que seguir para emprender:

  1. Ser diplomado o graduado en NHD o TSD.
  2. Solicitar permiso de apertura, licencia y autorización sanitaria.
  3. Solicitar alta como trabajador por cuenta propia.
  4. Solicitar el alta en Impuesto de Actividades Económicas (IAE).
  5. Cumplir con el Reglamento General De Protección De Datos (RGPD).
  6. Tener el Seguro Responsabilidad Civil Profesional (SRCP).
  7. Estar colegiado/a, si es obligatorio

Establece tu punto de equilibrio

El punto de equilibrio permite determinar el número de pacientes necesarios para cubrir los costes totales, es decir, el nivel de ingresos que cubre los costes fijos y los costes variables. En otras palabras, nivel de actividad en el que tu gabinete ni gana, ni pierde dinero, sino que su beneficio es cero.

Para ello es importante que tengas en cuenta: inversión inicial, costes o gastos fijos de la consulta, costes o gastos variables de la consulta, precio de venta del servicio y cuántos pacientes vas a poder atender al mes.

Piensa como gestionar tu gabinete de nutrición

Como dietista-nutricionista o TSD tienes que pensar cómo vas a gestionar tu consulta para ofrecer el mejor servicio a tus pacientes y atenderlos bien. Tendrás que definir cómo va a ser la atención al paciente por teléfono y en consulta y cómo vas a gestionar las agenda y los cobros.

Pero sin duda lo más importante es establecer cómo va a ser la distribución, duración y frecuencia de las sesiones con tus pacientes. Se trata de cuestiones importantes que ellos tendrán que saber para poder decidir trabajar contigo.

Define tu metodología y proceso de trabajo

El paciente tiene que saber claramente, al principio o una vez finalizada la primera consulta, el tipo de tratamiento que va a seguir y cómo vas a trabajar de acuerdo con su objetivo.

Es decir, tendrás que definir si vas a entregar dieta cerrada o planes de alimentación o menús abiertos, si vas a trabajar mediante educación alimentaria o vas a combinar varias.

Crea y organiza tus recursos y materiales

Según la metodología de trabajo que hayas decidido utilizar, te recomendamos que elabores tus propios materiales de acuerdo con los objetivos nutricionales que hayas establecido con tus pacientes. Recuerda que los recursos tienen que se participativos, atractivos, visuales y adaptados al nivel educativo de la persona.

Piensa como te vas a dirigir a tu público objetivo

Si queremos que nuestra consulta crezca, tenemos que definir cómo vamos a llegar a nuevos pacientes y fidelizar los que ya nos visitan. Disponemos de varias vías y en cada una de ellas tendremos que definir a quién me quiero dirigir y qué necesidad voy a cubrir.

Algunas de ellas son: página web y/o blog, RR.SS, email marketing, medios de comunicación, anuncios, etc.

Esperamos que os haya sido de utilidad esta hoja de ruta que os hemos propuesto para emprender y poner en marcha vuestra propia consulta. Y si queréis que os asesoremos en alguno de los puntos escribirnos y/o formaros con nosotras con nuestra formación online en emprendimiento