Desde principios de Abril, una modificación legislativa cambia la fecha de caducidad de los yogures por la fecha de consumo preferente para evitar el despilfarro de alimentos. La diferencia parece clara y, sin embargo, no lo es tanto. Nosotras como dietistas-nutricionistas es algo que conocemos, pero los consumidores no suelen hacer distinciones entre fecha de caducidad y consumo preferente y desechan el alimento que ha sobrepasado la fecha establecida.

Entonces, ¿cuál es la diferencia?:

–  La fecha de caducidad indica en qué momento el producto deja de ser seguro para el consumo alimentario. Se utiliza en productos muy perecederos desde el punto de vista microbiológico como son los pasteurizados (leche, yogur, cremas), carnes o envasados al vacío.
–  La fecha de consumo preferente señala en qué momento el productor deja de garantizar que las cualidades organolépticas (olor, sabor, textura) estén intactas, sin que ello suponga un riesgo para la salud. Se utiliza en alimentos con poca agua (aceite, legumbres, cereales), deshidratados (purés, sopas), esterilizados (latas, cajas de leche) y en huevos

Ahora bien, podríamos preguntarnos ¿si el nuevo etiquetado de los yogures ya no indica cuál es la fecha de caducidad significa que no caducarán jamás? ¿Cuál es, entonces, el plazo para tomar un yogur sin riesgos? La respuesta a esta pregunta no es precisa. Los fabricantes de yogures hablan de 35 días, aunque señalan que la correcta conservación del producto -siempre en nevera, entre 1ºC y 8ºC-es fundamental para mantener su vida útil. Una vez se haya pasado la fecha de consumo preferente, la textura o el gusto de un yogur puede variar con respecto otro igual recién envasado (saber más ácido o ser menos cremoso), aunque se puede consumir sin que ello suponga un resigo para la salud.

Aun habiendo defensores y detractores de esta nueva norma, no tenemos que olvidar que esta nueva iniciativa forma parte de la ESTRATEGIA: “MÁS ALIMENTO, MENOS DESPERDICIO” cuyo objetivo es limitar las pérdidas y el desperdicio de alimentos, tal y como acordó el Parlamento Europeo.

Campaña: "Más alimentos menos desperdicios"

Campaña: “Más alimentos menos desperdicios”

Y nosotros ¿cómo podemos ayudar y evitar el despilfarro de comida?

NUTTRALIA os deja algunos consejos:

–  Selecciona los alimentos más ricos en nutrientes y cocínalos de la manera más eficaz.
–  Planifica una dieta acorde a tus necesidades sabiendo cuál es tu consumo real de los alimentos perecederos, para evitar que se estropeen y se tiren a la basura.
–  Vigila las cantidades que cocinas y reparte entre los comensales lo que se intuye que se vayan a comer.
–  Conserva las sobras y tenlas presentes para usarlas a los pocos días.
–  Combina con acierto los alimentos: cereales con legumbres para obtener nutrientes de mayor calidad o alimentos vegetales ricos en hierro con otros ricos en vitamina C (frutos secos con ensalada de tomate, coles, pimientos o cítricos…).